Evolución

Como seres humanos necesitamos arraigar como un árbol, tener una base suficientemente firme para sentirnos seguros y poder crecer hacia arriba. De la misma manera, nuestra evolución es creciente, firme y con sentido. Recordando que aquello que nos diferencia es la cualidad, la proximidad y el reconocimiento del otro desde su particularidad.

1500

Alumnos

675

Profesores

112

Familias